domingo, 1 de diciembre de 2013

Sobre feminismo

A todos nos debe sonar la palabra “feminismo”, todos lo hemos escuchado alguna que otra vez, pero sin duda la mayoría de la sociedad desconoce su verdadero significado. Los más enterados dirán aquello de que “el feminismo es como el machismo pero al revés" o que "si un hombre se proclama feminista es que es un maricón” o “afeminado”. Craso error que trataré de desmontar a continuación.

Podríamos decir que el feminismo ha existido siempre. A lo largo de la historia las mujeres se rebelaron- o lo intentaron- contra la desigualdad de género e intentaron cambiar el orden existente. Pero de manera más concreta, el feminismo como doctrina política y social, tiene su comienzo durante la revolución industrial y la revolución francesa y su auge durante todo el  siglo XIX.

En primer lugar, me permitiré afirmar que el feminismo es un humanismo,  porque su objetivo primordial es que la mujer sea tratada como cualquier otro ser humano, es decir, tratada socialmente igual que un hombre.

No cabe duda que la mayoría de la sociedad actualmente está de acuerdo con esto – o debería- pero entonces ¿por qué tiene tan mala prensa el feminismo? Principalmente por el gran desconocimiento que hace pensar a la sociedad que el feminismo consiste en lograr la superioridad de la mujer sobre el hombre, odiar a estos e incluso estar en contra de que las mujeres sean madres.

Ante tal concepción falsa y errónea del movimiento, nos preguntamos ¿cómo puede  tener esta imagen cuando éste siempre ha sido no-violento, legítimo y justo? Tenemos grandes feministas en la historia de España, como Concepción Arenal o Clara Campoamor que demuestran que el feminismo no se basa en la supremacía de la mujer sobre el hombre. No,  nada de eso tiene que ver con el feminismo. El feminismo es el que ha luchado para que las niñas reciban igual educación que los niños, que las mujeres puedan ejercer un oficio igual que un hombre, que la mujer no caiga en la prostitución si no contraía matrimonio, que la mujer pudiera votar o que la violación hacia estas fuera concebido en la legalidad como un delito público y no privado. Todo eso y más es en lo que ha consistido, consiste y consistirá, a pesar de que haya ciertos sectores sociales que se esfuercen en darle un sentido negativo a su concepción.

El feminismo es muy extenso, complejo y podríamos pasarnos horas y horas debatiendo sobre él, pero cansaríamos al lector si le hacemos leer páginas y páginas sobre este movimiento. Podremos concluir que el feminismo tiene como objetivo primordial extirpar de la sociedad una de las desigualdades más duraderas y arraigadas en la historia humana, la desigualdad de géneros. Consideramos pues, que cuando alguien se desvincula de la ideología dominante, tópicos y clichés que existen e intenta leer,  aprender, analizar y comprender los fines y métodos feministas por sí mismo, llegará a estar de acuerdo totalmente con esta doctrina político-social.

“El feminismo es la noción radical de que las mujeres sean personas”. Paula Treichler.

No hay comentarios:

Publicar un comentario